Se casa tu herman@, mejor amig@, prim@ … y te ha pedido que seas tú la persona encargada del discurso. Te alaga la idea, por supuesto, es todo un honor, pero piensas “uff y  ¿ahora qué digo yo? Me voy a poner muy nervios@ hablando en público y qué verguenza hacerlo mal, no?”.  No te…