Cómo hacer una boda civil a tu gusto

En este post pretendemos darte una guía fácil y rápida para hacer una boda civil a tu gusto. Las bodas civiles de hoy día nada tienen que ver con las de hace unos años, en las que las parejas iban al juzgado y en quince minutos estaban camino a la celebración tras una ceremonia fría y anodina.

Por este motivo, en los últimos años las bodas civiles se celebran cada vez más fuera de los organismos oficiales, como juzgados o ayuntamientos. No tienen valor legal, ya que los papeles hay que firmarlos ante el juez, pero tienen un gran peso sentimental para los novios, que de esta forma pueden personalizar la boda a su gusto.
En una boda civil personalizada tenéis la ventaja de poder añadir los elementos que más os gusten e ilusionen: canciones de boda, discursos, rituales… Y sin más dilación pasamos a proponeros los pasos necesarios para una boda civil ¡de diez!

Foto tomada por Cero17 photography

Entrada de los novios

Es uno de los momentos con mayor expectación y nervios de una boda civil. Una música bien elegida hará de ese momento algo único e inolvidable. La ceremonia comienza con la entrada del novio acompañado de la madrina y ambos esperan a la novia en el altar. A continuación, la novia entra con el padrino.

Discurso de introducción del oficiante

Elegid un oficiante que os dé confianza, incluso un familiar ó amigo. La única característica fundamental es que sea buen orador y tenga gracia y desparpajo. Debe prepararse un discurso, pero no debe léelo, solo llevar un guión para hacerlo ordenado. También debe ser breve.
El oficiante puede ir invitando a algunas personas a hablar para decir unas palabras en ese momento tan emotivo de una boda civil. Es importante que mencione a los padres o personas más importantes para los novios.

Primeras palabras de los invitados

Los invitados que elijáis también pueden decir unas palabras en vuestra boda civil. Puede ser un familiar, un amigo o, quizá, alguien que sea importante para vosotros, como una compañera de trabajo o tu socio. Pedidles que hablen de forma breve, explicando, por ejemplo, alguna anécdota divertida de vuestra historia juntos.

El momentazo

Llega el momento más emocionante, el del “sí, quiero”. Aquí el oficiante dice:
“Entonces, os pregunto (nombre de los novios): Novio ¿quieres contraer matrimonio con (nombre de ella) y efectivamente lo contraes en este acto?. Novia: ¿quieres contraer matrimonio con (nombre de él) y efectivamente lo contraes en este acto?”
Con la música de fondo que hayáis elegido, el oficiante os anunciará que podéis intercambiaros los anillos. Y ahora trás las ya tradicionales palabras: “puedes besar a la novia”, viene el beso apasionado de los novios, siendo uno de los momentos más emotivos y esperados por todos.

Salida de la ceremonia

Ahora tiene lugar la salida de los ya recién casados, que suele hacerse acompañada de una música especial y del lanzamiento de arroz, pétalos de flores…
A continuación, ya podréis a disfrutar de un ratito a solas, y hacer el reportaje d bodas. O bien directamente ir a disfrutar de un banquete espectacular, rodeados de amigos y familiares.

¿Qué te parece? En una boda civil puedes añadir cualquier cosa que te apetezca, incluidos los rituales, como la ceremonia de la arena o la de las velas.
Una boda civil admite cualquier estilo, temática o “locura” que se te ocurra. Podrás poner la música o las flores que quieras durante la ceremonia, a diferencia de las ceremonias religiosas en las que dependemos del párroco y la parroquia.

Para ayudarte a elegir tu vestido de novia te aconsejo que leas este post : Cómo elegir tu vestido de novia.

Nos vemos la semana que viene 🙂

Write a comment:

*

Your email address will not be published.